• Dice un tratado coreano de cosmología que las nubes enloquecen se se coloca bajo ellas, y durante algún tiempo, un espejo horizontal. Y que de su miedo nacen las tormentas.

Rafael Pérez Estrada, Tratado de las Nubes, Sevilha, Editorial Renacimiento,1990.