Faltava este detalhe. No meio daquele maravilhoso surto de troca de correspondência para combater o turco, quem se baldou foram os negros.

Que sim e mais que também, mas estavam habituados a contentar-se com pouco e viviam assim muito felizes.

Escrevia-lhes D. Fernando:

ElRey a los reyes de Guinea”

Guinido de Noé nicto dexo el nobre a uuestra Guinea, y como la solitude de esa patria uos aparto dela comunicacion del muundo, su esterilidad esta mas en su lontana conuersacion que en la dispusicion de la patria, y la continua guerra que quita el hornado biuir, a cuyo remedio dios ha proueydo que de nuestras armadas seays visitados con las cosa al politico biuir mas anexas, donde paresce estrañeza qu de tantos tiêpos dios prouesce en uuestra uista con nuestras gentes pera daros humana conuersacion del biuir con las cosa tan necesarias, y por que mas cumplidamente dellas podays vsar uan nuestras huestes a los quitar de mahometica subjeccion: de uuestras gentes aca uenidas sabreyes de nuestros reynos y estdo y la humana y cierta comunicación que de nos tienen, aquella torneys y tanto mejor quanto Ia cercania diere lugar: dañosa es la liberdad con la uida menguada en soledad

Ora tomem lá a resposta dos guineenses:

Los Guineos al Rey”

Christiano rey, el estado de nuestra uida y patria es como el de cada vno que ha por bueno lo que se vsa, y como para solo biuir lo poco basta, aquello tenemos por mejor que es con menos contienda: los grandes tractos y agudas industrias fatigan el entendimiento y no aseguran la uida, y pues la riqueza esta en el contentamiento, deue estar en lo que basta, si lo que natura proueyo consiente la partria, paterno vso nos sotiene la uida, la nueua conuersacion de uuestros subditos y sus mercerias mas satisfacen la uolontad que lo necesario, la uenida de uuestros por esta patria es cosa muy nueua, especial si los mueue cobdicia de lo que no ay para su vso, pues pensar que nos traygan de que biuamos, no es costumbre de agena hueste: mirad que emprendeys, que aueys de saber que con nos se puede pouco ganar y mucho perder.

De facto, para estorvar já eles tinham de sobra…

Imagem: negro a tocar batuque; negro a apanhar cocos: cadeiral da Sé do Funchal, c. 1514-15